L’Eliana podría embotellar el agua de la desnitrificadora para su venta en grandes superficies

Noticias
Fuente

La información sobre la planta desnitrificadora de l’Eliana ha tomado un rumbo completamente nuevo desde que circulan insistentes informaciones sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento de l’Eliana acepte la propuesta de un grupo inversor local que está considerando la comercialización del excedente de agua de la recientemente inaugurada planta elianera.

El asunto tiene su origen en las declaraciones realizadas por altos representantes del consistorio en diferentes medios informando que la planta “permanecería durante el invierno al 50% de su capacidad poniéndose a pleno rendimiento únicamente durante el período estival “que es el momento en que crece la demanda debido al aumento de la población flotante y al mayor consumo de agua para riego y piscinas.

Al propio tiempo, es incuestionable que la calidad del agua procedente de la desnitrificadora es óptima desde el punto de vista de su potabilidad y de sus cualidades organolépticas. El proceso de desnitrificación propio de la planta elianera, que utiliza un avanzado sistema de membranas consistente en depurar los minerales del agua de origen para, en un proceso posterior, añadir los más convenientes para el consumo humano, no solamente permiten diseñar la fórmula más adecuada para dicho consumo, sino incluso adaptar varias de ellas para atender necesidades específicas de grupos de salud a quienes pueden convenir formulaciones especiales en cantidades variables de bicarbonato, calcio, sodio o magnesio, como es el caso de diabéticos, celíacos, personas sometidas a diálisis o con problemas de tipo digestivo, etc…

Conocedores de estos detalles, un grupo de inversores locales cuya identidad no podemos desvelar, se han unido a una conocida firma internacional del sector de las aguas minerales para proponer al Ayuntamiento de l’Eliana un proyecto de comercialización del agua de la planta. La idea es aprovechar el excedente de agua que se produciría durante el período invernal poniendo la planta a pleno rendimiento durante todo el año en lugar de únicamente en verano, lo que proporcionaría un volumen de  11.000 metros cúbicos por día, cantidad suficiente para atender las necesidades de suministro municipal y el excedente que se dedicaría a su comercialización.

Los estudios de viabilidad demuestran que el agua que produce la desnitrificadora tiene un coste de 0,04 céntimos por litro lo que le permite mantener un elevadísimo nivel de competitividad, frente al agua mineral envasada normal, cuyo coste ronda entre los 0,50 y los 0,80 céntimos por litro.  Esta inmensa ventaja competitiva no ha pasado desapercibida para la firma internacional mencionada que está dispuesta a acometer los desarrollos necesarios para la puesta en marcha del proyecto.

El producto abriría una nueva línea low-cost absolutamente pionera en la comercialización de aguas envasadas para consumo humano, y totalmente diferenciada de las habituales aguas minerales naturales. Según ha trascendido la intención – que sería además una exigencia del consistorio - es instalar una “planta embotelladora” en un emplazamiento anexo a la desnitrificadora, en el polígono industrial de la población. 

Lo que sí está decidido es el nombre del producto que se denominará AQUAELIANA tras una reñida disputa con el nombre ELIAQUA; disputa decidida tras consultas con un conocido gabinete madrileño dedicado a la nomenclatura corporativa que cuenta entre sus logros denominaciones tan conocidas como el AVE, Vueling o Antena 3, entre otros.

Aunque todo esto, de momento, no pasa de ser un simple proyecto, AQUAELIANA adaptaría su formulación mineral para atender a diferentes grupos de consumidores. Así tendríamos AQUAELIANA especial diabéticos, especial renales, especial lactantes, especial digestivos, etc.

Existe un escrupuloso sigilo sobre el desarrollo de las negociaciones, pero no se oculta a nadie el interés del equipo de gobierno en poner todo tipo de facilidades para llevar a buen fin el proyecto por lo que representaría para las arcas municipales que podrían verse enfrentadas al desembolso aproximado de unos 7 millones de euros si finalmente Acuamed decidiera interponer la reclamación judicial pendiente y ganara este juicio. Los ingresos previstos en el plan de viabilidad que se está estudiando permitirían, en cualquier caso, asumir directamente por el consistorio los costes de mantenimiento de la planta con la consiguiente rebaja en los recibos de los consumidores.

PUBLICIDAD

.be

Javier Soria
Publicidad