La convocatoria de la plaza de Agente de Igualdad, en el punto de mira

Noticias
Fuente

Ni la solemne declaración/compromiso para poner en marcha el abandonado Plan de Igualdad, ni la convocatoria para cubrir el puesto de agente de igualdad han conseguido acallar las críticas a la gestión de este asunto por parte de la concejalía de Igualdad que ocupa la representante de Compromís en el gobierno municipal, Isabel Montaner.

Como es sabido, el Plan fue iniciado en otoño de 2016 por el anterior concejal de Igualdad, José Lorente del grupo Sumem, completándose la primera fase de Diagnóstico. Posteriormente se convocó una plaza para designar a la persona que debía continuarlo. Sin embargo, tras la renuncia de Lorente al cargo, a raíz del acuerdo PSOE - Compromís para que éste último entrara en el equipo de gobierno, el Plan fue literalmente abandonado por la concejala Montaner. 

No fue hasta que nuestro medio publicó en diciembre de 2017 un artículo de opinión (¡¡Al Cajón!!) denunciando el olvido del Plan durante nueve meses que la concejalía se puso en marcha a toda prisa aprobando una declaración/compromiso y convocando de nuevo la plaza que anteriormente dejó sin cubrir.

Sin embargo, la convocatoria está recibiendo críticas por parte de los profesionales convocados, como pone de manifiesto la noticia publicada ayer por el periódico Levante y que reproducimos más abajo. En opinión de los profesionales, el concurso puede dar pie a elegir para el puesto a personas sin la debida formación pero del gusto de la consellería de Igualdad o de la concejalía, ambas en manos del grupo Compromís. 

En efecto, los requisitos para ser aceptados como aspirantes equiparan como candidatos a la plaza a diplomados, licenciados, grados o master en género y/o políticas de igualdad con personas sin titulación exigida y que únicamente poseen una formación de 250 horas en un curso certificado por organismo público. Los primeros pueden acreditar hasta 2.250 horas de formación y a los segundos les basta con un simple cursillo.

No solamente eso, sino que en la fase de concurso, en el apartado de  méritos, el master apenas puntúa 2 puntos de un total de 16, mientras que la asistencia a cursillos puede puntuar hasta 3 y para ello bastan 3 cursillos de 75 horas cada uno. Del mismo modo, la experiencia profesional puede puntuar hasta 6 puntos y el conocimiento del valenciano hasta 3, superando en ambos casos la puntuación por méritos académicos.

Puede añadirse como anécdota, que en un reciente Pleno, la concejala Montaner respondió a preguntas del concejal Salvador Martinez de Ciudadanos sobre la paralización del Plan, que “cuando uno se construye una casa quiere que el proyecto lo firme un arquitecto y no un becario” pero ahora parece que para el Plan de l’Eliana le vale con un cursillo.

Haz clic AQUÍ PARA LEER EL ARTÍCULO ENTERO

 

 

 

Javier Soria
Publicidad