El Aguijón es una sección de opinión en la que los participantes pueden exponer con total libertad su punto de vista sobre temas de actualidad y de interés que afectan a nuestra comunidad. Vivaleliana!, pretende ofrecer a sus lectores, claridad, libertad de crítica y argumentos, tomando partido, eso sí, con el debido fundamento y respeto, sobre las cosas que pasan a nuestro alrededor.
Vivaleliana! no se hace responsable de las opiniones vertidas sino que serán responsabilidad única de las personas que las escriben y firman.

 Tiene el Sr. Iglesias, todo el derecho –y casi toda la razón- de presentar una moción de censura al gobierno actual, asfixiado por la corrupción y nocivo para la democracia- Es cierto que Madrid no tiene casos aislados: es una charca putrefacta, a la espera de la porquería que quede por salir, y que en otros lugares de España, tampoco está para tirar cohetes.

Las mociones de censuras, no tienen porque presentarse solo cuando se sabe que van a ganare. De hecho, en nuestra historia más recientes de la democracia, se han presentado dos y no se ganó ninguna de ellas. Es un mecanismo que sirve para sacar tarjeta roja en casos extremos como el que estamos viviendo. Por tanto, en uso de sus derechos, y en el convencimiento de que es bueno para tner un debate que saque a relucir lo que está pasando, bién hará el Srl Iglesias en llevarla a cabo, aún contando de antemano con el resultado: ni va a prosperar. No sería tampoco descabellado pensar, que de esta moción pueda sacar, el gobierno resultados a su favor, vendiendo la lectura de que quién no estuvo apoyando esta moción es porque apoya al gobierno.

Pero al margen de todo esto, no podemos de jar de reflexionar sobre el verdadero motivo que intuyo, que mueve al líder de Podemos a llevar a cabo esta acción en solitario. convertirse en el protagonista de la oposición; es más: a vendernos que es la única oposición que existe en el Parlamento.

Porque antes de presentar una moción de censura que nada va a cambiar, tuvo oportunidad , durante una largo año, de impedir –esta vez sí,- que el P.P. siguiera gobernando en España – Solo tenia que haber dado su voto al segundo partido que saco los menos malos resultados (que buenos no los sacó ninguno), y Rajoy estaría en la oposición  y tendríamos hoy  a una izquierda en coalición , gobernando España..

El problema del Sr. Iglesias, es que el partido Popular, no es la pieza a batir, aunque eso trate de vendernos. El P.P. es su adversario, pero su enemigo es el PESOE . Iglesias, quiere liderar la izquierda, y eso es lo que debe contarnos. Los despropósitos del gobierno actual, los conocemos todos. Los propósitos de Iglesias, ya nos los dejo claros aquel aciago día en que formó un gobierno de coalición, mientras el jefe de la oposición , a la sazón Pedro Sánchez, despachaba con el Rey; de modo que cuando salió de Zarzuela, se encontró con que ya le habían hecho el gobierno, para contárselo luego.

Ser de izquierdas, no es compatible con tener una ambición desmedida por cargarse todo lo que nos rodea y quedar como solitarios jefes de la manada. A mi juicio, le sobra ambición y le falta responsabilidad para regir los destinos de nuestro pueblo,  Por el bien de todos los ciudadanos, espero que maduren y nos presten el servicio para el que están capacitados.

Miguel Ángel Martínez Collado.

04/05/2017 

Hace muchos, pero que muchos años que existen los acuerdos. En terminos generales, estos se basan siempre en encontrar un punto en común en los intereses de las partes que lo integran. 

Todo acuerdo requiere de arduas negociaciones. Para ello, se precisa voluntad de entendimento, cesiones y, sobre todo y ante todo, respeto mutuo. Durante las negocaciones es natural que cada cual intente salir beneficiado del trato, pero, una vez acordado el mismo es de bien nacidos respetar y cumplir lo pactado con honradez y sin dobleces.

Esto, que es muy habitual en el día a día, y ha formado y forma parte de multiples facetas en nuestra vida cotidiana, es asimilado con normalidad y aceptamos, con toda naturalidad, que cuando uno incumple su trato/contrato/acuerdo/compromiso, ello le pueda acarrrear todo tipo de consecuencias. Es decir, un incumplimiento nunca sale gratis.

En la politica, esto (como otras muchas cosas ) actualmente no tiene las mismas consecuencias que en la vida real, porque no se mide por los mismos parametros y ni tan siquiera asume su responsabilidad quién no cumple con sus compromisos/acuerdos/contratos. Todo lo contrario, se premia a quién, desde su posición de ventaja, consigue su objetivo a base de mentir, faltar a sus compromisos , y no respetar a su adversario. Por contra, el que puso su voluntad y se vio vilipendiado es tratado de pardillo o poco ducho en la materia.

Esto ha sido practica habitual tanto a nivel nacional como a nivel local. Pero, los que aún hoy en día siguen utilizando estos metodos para conseguir sus fines, no se han percatado que su posición de fuerza ya no es tal, que la situación ha cambiado, y mucho, que en un futuro no muy lejano se van a ver obligados a negociar y pactar de nuevo con quién en su momento menospreció o infravaloró, teniendo que asumir las consecuencias de su actos.

Porque, Sres. Prepotentes, sus tiempos de gloria y mayorias absolutas no volverán y van a tener que aconstumbrarse a respetar al adversario, a cumplir sus compromisos, a pactar con honestidad y, sobre todo, a asimilar que en la política, como en la vida misma, no todo vale.

La situación ha cambiado. La supremacía ya no la tiene una parte y el resto ya no están supeditados a sus caprichos. Ahora es cuando el dialogo se hace inprescindible y van a tener que asimilarlo.

Salvador Martínez Medina

Concejal Ciudadanos l'Eliana

 

 

Sóc dona i com a tal pense en les dones que viuen la por i fins i tot la mort en mans de parelles o ex-parelles, homes per anomenar-los d’alguna manera, perquè no ho són. Pense en les dones que passen  fam, en les que han d’abandonar  les seues ciutats, els seus països, les seues arrels, per sobreviure a la guerra o també a la fam: Siria, Irak, Sudan… arrastrant amb elles als seus fills, fins i tot recent nascuts, només per seguir patint i lluitant.

Però açò no em fa deixar de pensar, que també els homes pateixen quasi totes eixes penes i sofriments (tal volta l’única que no,  o la que molt menys la violència de génere).

Aquests sofriments no s’acabaran mentre hi haja armes, mentre els governs rics, del nord, consenteixquen i participen en aquest negoci inhumà.

Ho vegem a les notícies:

- Gent de Siria vivint de manera infrahumana i esperant per vendre un ronyó o un troç de fetge i així poder comprar el seu pas a Alemanya, a França… on siga, sols volen escapar de l’infern en el que altres han convertit les seues vides;  i nosaltres, tant i haver signat acords, percentatges d’acollida que no hem complert i no hi ha cap mostra de que es vagen a complir, som capaços de girar el cap, els ulls, cap a un altre costat, encara que no estic dient la veritat, nosaltres ho fem des de la impotència,des de la ràbia de saber que realment els culpables, els de dalt, que són els que signen, els que fan i desfan amb les vides de millions i millions de persones, eixos si que, de segur, dormen d’allò més bé.

- Gent que travessa tots els dies el Mediterrani des de’l sud, en ” les barques de la mort” per les que han pagat tots els seus estalvis d’anys i que van caiguent com a mosques, ahir 20, huí 80, demà ni els podrem comptar! I la història es repeteix: Què hi fem nosaltres?, què hi podem fer? El de sempre, acallar un poc les nostres conciències econòmicament o els que hi són més tirats cap endavant i tenen professions més indispensables allí, hi van per ajudar i de pas contemplar coses que no oblidaran mai, la vertadera cara de morts injustes, desgarradores…(bombers, metges, protecció civil, afegits als que els governs per vergonya tenen; salvament marítim, fragates…). Els hem deixat a l’estacada, són els nostres veïns del sud, però els esquilmarem ja fa segles, els traguerem les matèries primeres, i seguim igual.

No vull formar part dela Mediterrània nord! No, si no som capaços de retrobar-nos amb la del sud, d’ajudar-los, vull que el Mediterrani  siga com la cançó de Serrat.

No puc suportar haver convertit aquesta, la nostra mar, en un angoixòs cementeri de morts sense nom!

¡Me indigne, m’arravaten la ira i la ràbia, eixes són les emocions que em devoren per dintre, i ja ho dit abans, quan observe, quan m’impregna la maldita sensació, de que les grans desgràcies d’aquest recent començat mil·leni, van a seguir sent les del passat!

La història segueix repetint-se, sembla que la humanitat no té, ni tindrà solució!

I ara, quan he acabat de indignar-me, ara m’entristeisc, m’angustie…i em torne a preguntar: què podem fer els de a peu, nosaltres, front a açò? La indignació no ès solució, sols et permet perbocar allò que t’ofega dintre, que t’engoleix…

¿Què, qui, quan, podrà canviar el rumb de la història, perqué nosaltres, els nostres fills…no hajam de seguir horroritzant-nos amb imatges a la tele o a les xarxes socials com els bombardetjos indiscriminats i discriminats (escoles, hospitals, vivendes, ciutats…)o imatges de xiquets devorats per la fam, que són ja esquelets vivents?

Són respostes que escorcolle fa temps, però a les que els qui reialment podien donar solució, cada vegada sembla que els interessa menys. Ells están ahí per interessos personals, per l’ànsia de poder. Sempre m’he fet aquesta pregunta: Quin sabor, quines emocions produirà el poder, que el qui el tasta es fa adicte?

NO VULL PROVAR-LO!

NO MAI!

Maria Montesinos

29/03/2017

 

Más artículos...