Las asociaciones felinas: Instituciones imprescindibles dentro de la comunidad

Noticias
Fuente

Constituida como organización sin ánimo de lucro, FELIANA está conformada por ciudadanos y ciudadanas que de forma voluntaria ponen su grano de arena para la construcción de un pueblo mejor.  

Así FELIANA, la asociación felina de nuestro municipio, trabaja las colonias controladas de gatos en nuestro pueblo, con un carné municipal facilitado por la concejalía de Bienestar Animal del Ayuntamiento, actuando como verdadera aliada para la preservación de los derechos de estos animales. Proporcionar hogares temporales, familias de acogida, recoger ejemplares en situación de abandono, esterilización, cuidados médicos y cuidado de nuevas camadas constituye parte de su labor diaria en el municipio por el bienestar de estos animales, en muchas ocasiones también maltratados y abandonados a su suerte por el simple hecho de ser gatos.

FELIANA cuenta con el apoyo del Ayuntamiento y está cumpliendo una labor ejemplar en este sentido, con recursos bastante limitados. Su operatividad se mantiene gracias a las donaciones de alimentos de algunas empresas, algunos apoyos veterinarios, el respaldo municipal,  pero sobre todo debido al perseverante y tenaz trabajo de sus voluntarios.

Dedicamos en pleno mes de agosto algo más de una hora a escuchar a los  representantes de FELIANA, para charlar con su secretaria, Sandra García, y también con  la responsable de las adopciones, Paqui Castaño, sobre su actividad en el cuidado de los gatos callejeros de nuestro pueblo a través del control de las más de 40 colonias que cuidan, y sin duda adquiririmos un punto de vista sobre este tema al que somos ajenos la mayoría de los ciudadanos.

Lo primero que aprendemos es que el cuidado de los gatos callejeros no es un capricho, ni una manía, ni una excentricidad: “la atención y el control de las colonias de gatos callejeros es una cuestión de salud pública  y una responsabilidad de la comunidad y de las autoridades municipales. Lo es en beneficio de los felinos, pero también de los humanos” - explican-  Los gatos callejeros provienen por lo general, bien del simple abandono de gatos domésticos o de camadas indeseadas por dueños de gatos domésticos que no han sido esterilizados en su momento. El problema es que estos animales se constituyen en colonias que carecen de higiene, están mal alimentadas, padecen y transmiten enfermedades parasitarias e infecciosas, se reproducen y adquieren problemas de comportamiento y todo ello genera molestias, olores y problemas de higiene para los vecinos. La especie mantiene unas pautas de apareamiento que generan un exceso de nacimientos lo que conlleva dificultades de alimentación y enfermedades. “No es verdad que los gatos tengan siete vidas, al menos los callejeros, que se enfrentan a una vida corta, accidentes, atropellos, enfermedades, hambre, por no hablar de gamberradas y malos tratos” -afirman-

FELIANA, que se constituyó hace ahora poco más de un año ,reúne a una cuarentena de socios y voluntarios que han asumido la responsabilidad, junto con la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de l’Eliana, de controlar las más de 40 colonias existentes en el municipio. “Contamos con el apoyo decidido del Ayuntamiento con quien hemos establecido pautas de colaboración como el programa CES (Captura-Esterilización-Suelta) que consiste en la captura de gatos callejeros para revisar su estado de salud, esterilizarlos y devolverlos a su colonia o promover su adopción para apartarlos de la calle”. Esta tarea es fundamental para el control y mantenimiento de las colonias dentro de unos parámetros de salud mínimos para mantener el bienestar de los felinos y evitar molestias a los vecinos. “Recibimos también la ayuda de los veterinarios locales que colaboran en esta tarea”. Pero la tarea es ímproba y no hay manos ni medios suficientes para llegar a todo. “Necesitamos de todo, pienso, mantas, donaciones monetarias, pero sobre todo necesitamos casas de adopción temporal o definitiva y voluntarios”.

 

FELIANA realiza también una tarea pedagógica entre la población general. “Estamos enviando gatos en adopción a países europeos, en los que la ciudadanía está más educada que nosotros en el respeto a los animales en general y los gatos en particular. Los que tienen gatos en caso como mascotas saben bien lo que estos animalitos pueden aportar a la vida de una persona o una familia. Y la relación entre ambas especies, pese al carácter de los felinos, mucho más independientes que, por ejemplo los perros, es magnífica".

 

No obstante hay conductas de amantes de estos animales que, por desconocimiento, no resultan apropiadas. “Alimentar gatos callejeros puede parecer una buena acción pero por sí sola únicamente contribuye a la proliferación de las colonias y todos los problemas que ésta crean. En este caso, lo que procede es dar de alta la colonia en la concejalía de bienestar animal y solicitar el carnet de voluntario alimentador.” El caso extremo es el del síndrome de Noé que nos ayuda a comprender bien la necesidad de atender a las colonias en beneficio de nuestra comunidad. “Las personas que padecen este síndrome hacinan en sus casas o cualquier otro espacio un número elevadísimo de gatos y/o perros de forma compulsiva y desmesurada que recogen de la calle en un gesto supuestamente bienintencionado. Es una situación semejante a la de una colonia, que, como ellas, crea muchos problemas, es especial a los vecinos colindantes. La ordenanza municipal limita el número de animales de compañía: hasta 3 en pisos o unifamiliares  de menos de 200 metros cuadrados o hasta 6 en unifamiliares de más de 200 metros cuadrados"- aseveran -

Entrevista de archivo

Otra conducta inapropiada es alimentar gatos que visitan nuestras casas de manera ocasional o habitual, pero desentenderse de sus camadas. “Los gatos que alimentamos son nuestros, tenemos la responsabilidad de su salud y de restringir su capacidad de reproducción descontrolada. Recibimos llamadas de personas que nos requieren para que nos hagamos cargo de gatos o camadas de gatos domésticos. Esa no es nuestra función. Nosotros podemos ayudar pero la responsabilidad es de los amos de esos gatos a los que han mantenido y alimentado sin prevenir su reproducción".

Si has llegado a leer hasta aquí es muy probable que el tema te interese. Si es así, tienes muchas formas de colaborar. Puedes asociarte a FELIANA aportando una pequeña cuota anual. Mejor aún, puedes constituirte en voluntario y colaborar en las tareas asumidas por la asociación formando parte del equipo.  Basta con escribir un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. También puedes entrar en https://www.teaming.net/lagatoteca y hacer pequeños donativos de 1 euro al mes o un donativo puntual.  FELIANA también organiza actividades educativas y de divulgación que anuncia oportunamente. Por último, puedes constituirte en hogar de acogida temporal o permanente de los gatitos que necesitan hogar y cuidados para recuperar su salud y su bienestar, siendo ésta una de las colaboraciones que las responsables  de FELIANA reclaman más. Toda ayuda es necesaria y bienvenida.

¿Qué son las colonias controladas?

¿Qué hacer si te encuentras una camada abandonada?

¿Qué hacer si una gatita da a luz en tu jardín?

Colonias en propiedad privada

Javier Soria
Publicidad