Carta abierta al Ayuntamiento

Noticias
Fuente

Hace más de dos meses que se decidió hacer un reestructuración de algunas calles del casco urbanos con el fin de recuperar el espacio público que hasta la fecha lo ocupaban los vehículos, siendo una de ellas la calle Mayor.

Desde que la decisión se comunicó por parte del consistorio hasta que se ejecutaron las reformas pasaron apenas 48h, tiempo insuficiente para poder hacer alegaciones al mail que habían descrito en la noticia inicial.

Pese a ello, escribí un correo comentando mi opinión como vecino y usuario de la vía pública que se indica, donde reflejaba la dificultad que supone para más vecinos que, con movilidad reducida, personas mayores o, simplemente, con necesidades de carga y descarga (hacer la compra, por ejemplo), podrían necesitar un espacio para poder parar su vehículo en condiciones de seguridad sin alterar mínimamente el tráfico rodado de la calle.

La respuesta del Ayuntamiento fue que, dado que se trata de algo provisional, no nos preocupásemos. Y me citaron textualmente 'los vecinos y vecinas que necesiten efectuar una parada para recoger o ayudar a bajar a una persona mayor o para descargar alguna compra pesada, puedan hacerlo con una cierta tranquilidad, puesto que –en principio- va a haber menos coches pasando por la calle.’ 

Probamos ese método y el resultado fue, que en varias ocasiones, se generó una cola de vehículos esperando pasar, mientras algunos pitaban insistentemente e, incluso, insultaban. Seguidamente comentamos esto con la Policía Local y nos confirmó que tal hecho es sancionable y, por tanto, el Servicio de Medio Ambiente estaba dando una comunicación fuera de los parámetros que rigen las Leyes y Normativas de Seguridad Vial.

Comunicamos estos hechos al servicio de Medio Ambiente, trasladando también posibles propuestas de mejora: establecer una zona de carga y descarga para vecinos con tiempo limitado, o bien dejar un lado de la calle (la parte que no tiene locales ni terrazas)  con una ‘zona naranja’ para que los vehículos censados de la calle podamos estacionar ahí, con una tarjeta acreditativa, ya que somos pocos vecinos y, en principio, evitaría que otros vehículos aparcasen aquí, ya que es la problemática que en principio se nos trasladó desde el Ayuntamiento.

Ha pasado más de un mes desde que hice esta última comunicación, y más de dos meses desde que se hizo esta remodelación del espacio público, y la respuesta que he obtenido hasta la fecha ha sido nula.

Hay varios establecimientos que se ven colapsados para realizar labores de carga y descarga, obstaculizando espacios propios de la vía no destinados para ello; Además hay personas que utilizan silla de ruedas, personas mayores (como comentaba anteriormente) y tienen serias dificultades para poder parar y subir a su vehículo estando éste en medio de la calle.

La Policía Local acude en numerosas ocasiones a nuestra calle debido al alto volumen de vehículos que estacionan en la zona verde (reservada a peatones), motos, quads e incluso coches que apartan las macetas y estacionan en dicha zona verde.

Tras conversar telefónicamente con la Policía Local se nos comenta que esa zona verde carece de regulación por parte de Seguridad Vial, ya que simplemente es pintura verde que han puesto sobre el asfalto, sin ninguna señal homologada que prohiba aparcar ni línea amarilla. Que ellos no tienen obligación de multar, sino de avisar. Sin embargo, depende del Agente que esté pueden multar y retirar el vehículo o, simplemente, avisar al propietario para que lo quite. En fin, decisiones sin criterio técnico objetivo.

Se observa como el flujo de peatones es prácticamente escaso, por lo que esta ampliación en sí (ya que no se trata de una calle peatonal, solo lo es los viernes, sábados y domingos de 20H a 8h colocando una valla de obra al principio de la calle) es simplemente el resto de días una calle normal pero sin las plazas de aparcamiento antes existentes.

Estamos abiertos desde el primer día a colaborar en optimizar soluciones para nuestro municipio, pero es una pena ver como el tiempo pasa, los problemas son cada vez mayores y las respuestas a los mismos siguen siendo ambiguas y nada concretas, o en ocasiones, inexistentes.

Esperemos que esto pueda avanzar pronto, por el bien de los vecinos, ya que creo que todos queremos lo mejor para nuestro pueblo y, por tanto, nuestra voz también merece ser escuchada. Sea después la que sea la decisión tomada, pero al menos, que haya voz por nuestra parte y no un simple comunicado instando a dar nuestra opinión.

Arturo Jornet

15/07/2020

Javier Soria
Publicidad