El Aguijón es una sección de opinión en la que los participantes pueden exponer con total libertad su punto de vista sobre temas de actualidad y de interés que afectan a nuestra comunidad. Vivaleliana!, pretende ofrecer a sus lectores, claridad, libertad de crítica y argumentos, tomando partido, eso sí, con el debido fundamento y respeto, sobre las cosas que pasan a nuestro alrededor.
Vivaleliana! no se hace responsable de las opiniones vertidas sino que serán responsabilidad única de las personas que las escriben y firman.

 

A LA TIBIEZA DE EUROPA CON CATALUÑA...

Para cambiar una Constitución, que desde luego es manifiestamente mejorable, obsoleta, y que no se cumple,-véase derecho al trabajo, a la vivienda, a la sanidad gratuita-, hay que seguir las reglas del juego: ganar unas elecciones por mayoría, o ser capaces de conseguir el consenso suficiente para modificar lo que solo queda en palabras. 

Pero mientras tanto, esta es la que tenemos y esta es la que nos toca acatar. De modo unilateral, Cataluña, (rectifico) la mitad aproximada de los catalanes, pretenden pasarla por el arco del separatismo, sin tener en cuenta como queda definido nuestro país dentro de la misma. Sin tener en cuenta al resto de los españoles, y –sobre todo-, sin tener en cuenta a la otra mitad de catalanes que se sienten catalanes y españoles.

Es cierto que un gobierno, del color que sea, es el primer obligado a velar por acatarla y que sea acatada por todos. Es muy grave el empecinamiento del separatismo catalán,-que también juro su acatamiento en su día,- en pretender una ruptura unilateral, en contra de la mitad de su pueblo y de la inmensa mayoría del pueblo español, del que forman parte. 

Como un disparate, no se puede resolver respondiendo con otro mayor, solo queda la salida de un diálogo que Cataluña  no quiere.

Aquí, es donde entra la tibieza que en este asunto está teniendo la Unión Europea, que no pasa de rechazarla con generalidades del tipo de que “no es admisible,” “no se puede hacer…”·. Europa debe ir mucho más lejos en este tema que afecta gravemente a un país que forma parte de la misma. Europa, debe ser tajante, decir a los líderes del disparate, que Cataluña, no cabe ni jamás será reconocida en el marco europeo, si no es como una parte más, y muy importante de la España  de la que forma parte.. Porque además, la iniciativa, solo es compartida por la escasa mitad de catalanes. No es un sentimiento de mayoría, que si llegar a serlo, -y cuando digo mayoría me refiero a inmensa mayoría en tema de tanto calado-, tendría que replantearse la cuestión por todos los partidos.

Debe mojarse más Europa. Debe advertir que esta iniciativa, comportaría un aislamiento que los apartaría del progreso, de la globalización. Porque esta idea, fue la que hizo que cada una de las naciones o estados que forman la E.U., se unieran para formar una nación de naciones, que con sus defectos o virtudes, reparten y controlan un poco más que la desigualdades no crezcan. 

Los problemas de un estado de la Unión, son problemas de Europa. Y ahí debe estar para arbitrar. Europa, no puede, ni debe hacer una Constitución para España. Pero debe imponer, que la que tenemos, sea respetada, o cambiada democráticamente  por otra que funcione mejor. Cosa por otra parte que podría ser deseable.

Cataluña, tiene derecho a equivocarse. Pero tiene la obligación de evitar que los demás paguemos sus errores. Preséntense en las próximas elecciones, por todo el Estado Español, al que pertenecen, mal que les pese, y háganlo con este programa como punta de lanza. Consigan mayoría que es fuerza legal y hagan los cambios que esa mayoría  crea convenientes. 

Así de simple es la democracia.

Miguel Ángel Martínez Collado

 

 

A LOS APARATOS DE LOS PARTIDOS

Los partidos, todos presumen de democracia interna. Alguno no tiene ninguna. Pero es que los que la tienen, la usan porque está fijada en sus estatutos. pero nunca se sustraen de encauzar el voto a la imagen y semejanza de lo que al aparato del partido, le interesa en eses momento, o, pensando bien, a lo que creen que mejor le acopla al partido..

Acabamos de vivir, desde luego con luz y taquígrafos, unas primarias apasionantes, pero con un apoyo descarado por parte del poder del partido, que desde su primer momento, apoyó a su baronesa más fuerte, porque el feudo andaluz, es la joya de la corona del PSOE.

Pero el votante, el hombre lejano al aparato, que sufre el paro, que trabaja  o que está jubilado, pero que no come de la política, suele seguir los dictados de su conciencia. Y con el valor añadido, de que su voto, vale igual que el de Felipe, o el de Guerra, o el de Zapatero.

Suele ocurrir, que en la agrupación a la que pertenece, le dan sus consignas, le indican a quién se debe votar en esa zona, y de ahí nace el aval, que no es más, que una lectura de los responsables de la zona de que su apoyo será para tal o cual candidato. Llegada la hora de la verdad, los avales suelen no tener nada que ver con los votos, porque el aval se dio al candidato o candidata, haciendo una lectura oportunista de que todo el mundo va a respaldar la consigna..

Así ocurrió, que la que ganó en avales, obtuvo menos votos. Por el contrario, quién se había descolgado en el número de avales, fue votado en mayor cantidad de los apoyos teóricos que se la haban concedido.

Los resultados recientes del partido que ha elegido Secretario General por medio de estas primarias, ha cogido descolocados a muchos varones, que ahora temen perder peso  por haber apostado a la persona equivocada. Apostaron a caballo ganador porque sabían que iba dopado. Ahora las apuestas, se pagarán muy bajas.

Lo de que el ganador ha sido el Partido, habrá que verlo. De momento, se va a necesitar mucha generosidad  para que así sea. La lozana andaluza tendrá que reciclarse mucho para convertirse en la costurera que se postuló en su día, cuando estaba convencida de que todos coserían para ella. No sabía que los patrones los iba a cortar alguien distinto a ella misma. Y desde el minuto uno siguiente a saber que había perdido en la carrera a Ferraz, su aparición no fue la de militante sumisa que acepta los resultados y se pone a trabajar a favor del nuevo secretario. No llegó ni a nombrarlo. Lo más que hizo –faltaría más- fue  ofrecerse para estar allá donde su partido la necesitase.

No está este partido que en los últimos años ha perdido varios millones de votos, para recibir fuego amigo. Y en  España, se le espera y se le necesita. Tanto el que le vota como el que no. Y España, el pueblo, la calle, es mas importante que este y que todos y cada uno de los partidos políticos que solo deben de estar al servicio de los que les ponemos con nuestro voto.

A los aparatos de los partidos, a los varones y varonesas, a todo el que usa su influencia para encauzar el voto, los vamos a dedicar este aguijón para que mediten sobre la capacidad que el votante tiene para decidir, más allá de las directrices que se le marquen.

Miguel Ángel Martínez Collado

22/05/2017

 

 

¿DONDE QUEDARON LOS COMPROMISOS?

Todos sabemos, que España, es una potencia en fútbol y en número de aforados. Presumimos de la primera verdad y nos avergonzamos de la segunda. Pero es que además, hasta hace unos meses, todos los partidos políticos, llevaban en sus programas, la supresión de la mayoría de aforamientos. No hablamos de algún centenar. Las cifras que los mismos partidos usaron ,los sitúa en diez mil. Y que no me vengan ahora los juristas de vocación y digan que eso no es ningún chollo. Tampoco nos vamos a rasgar las vestiduras. Ya lo dijo aquel genio de la política: “ las promesa se hacen para no cumplirlas. O bien, nadie promete tanto como el que no está dispuesto a darlo.

Iba a regularse el podrido asunto de las puertas giratorias. También formó parte de la mayoría de programas electorales, pero aún no tenemos un compromiso serio de tratar este tema. No sea que por eliminarlas, mañana salgamos de la política y no tengamos una triste presidencia de algún monopolio con sueldo de más de un millón de euros-

¿Limitación de mandatos?. Pero hombre, si es que lo qe pasa es que cuando nos ponemos a dar un mitin en campaña. tenemos que besar tantos niño, que hasta decimos disparates. Además, ¿quién va a acordarse de tanta mentira, después de haber estrechado la mano de su líder, y con el testimonio de la foto del puñetero teléfono que queda para la posteridad?.

Aprobar una nueva Ley electoral. Pero si resulta que después de los resultados, cada partido hace una lectura positiva de lo mucho que ha crecido, o de lo poco que ha bajado. Si al final, tampoco nos va mal con la que tenemos. Haber si mañana, los pequeños crecen y no van a poder aprovecharse de las ventajas que esta ley ofrece a los grandes.

Supresión de la potestad de indulto que tiene el gobierno, cuando se trata de un caso de corrupción. Pues se le deja que indulte, y si mañana le toca a alguien de tu partido, siempre podrás pedir el favor de que te lo saquen de la trena, recordándole que ya lo ha hecho con alguno de los suyos. Y esto solo en el hipotético caso de que en España hubiera algún político corrupto, que de momento no me suena que ocurra. No leo, no veo mas que la primera cadena, con lo cual, no tengo información.

Investigación parlamentaria sobre la presunta -¡presunta, coño!- financiación irregular del P.P.. Pues ahora se está formando la comisión de investigación que no deja a nadie satisfecho porque todos quieren colocar a los suyos para levantar alfombras.

¿Promesas electorales?: oigan, ¡no sean pesados!. Con la cantidad de problemas que tenemos que resolver, no vamos a perder el tiempo en lo que les dijimos a cambio de su voto. Además, ustedes, Pueblo, son tontos por definición. Nos votaron . No estaríamos aquí sin su decisión en la urna.  Les dimos a elegir entre susto o muerte. El susto ya lo tienen. Para la muerte, necesitamos un poco más de tiempo.

Miguel Ángel Martínez Collado

12/05/2017

 

Más artículos...