Generalitat reorganiza la asistencia sanitaria valenciana para atender el incremento de la presión asistencial causada por el Covid -19 

Noticias
Fuente

EL DOCUMENTO COMPLETO AQUÍ

La creciente presión que está sufriendo el sistema sanitario valenciano debido al incremento en los últimos días  de las cifras de contagio, hospitalizaciones e ingresos en unidades de cuidados intensivos, ante lo que ya se da por seguro que se va a convertir en una tercera ola posterior a las fiestas navideñas, la Generalitat Valenciana ha remitido una nota a los distintos departamentos de salud estableciendo medidas organizativas para responder a esta situación.

En su conjunto las medidas pretenden concentrar esfuerzos en la atención a los enfermos Covid-19, lo que significará un deterioro de la calidad asistencial en general  y limitaciones en la atención a otro tipo de pacientes que no presenten cuadros graves y que puedan ser demorados.

Así, por ejemplo, van a quedar prohibidas las visitas a pacientes ingresados en hospitales, salvo casos imprescindibles, como menores o dependientes o casos especiales, facilitando la comunicación con ellos a través de medios audiovisuales.

En el ámbito de la actividad programada, se suspende toda actividad quirúrgica programada y los planes de choque, así como los ingresos programados y las pruebas diagnósticas no preferentes, exceptuando los diagnósticos rápidos de cáncer. También se suspenden las consultas externas presenciales de especialidades. En estos casos, la atención no demorable se realizará preferentemente por vía telefónica. El personal sanitario que quede liberado por estas limitaciones en la atención habitual podrá ser reasignado a otras funciones que se precisen.

En cuanto a infraestructuras, la Generalitat pone en marcha todo su potencial: mse cursan instrucciones para que los hospitales de campaña estén operativos en el menor tiempo posible, se habilitan todas las camas del hospital Ernest Lluch situado en la antigua Fe y se autorizan traslados de enfermos críticos no Covid, ictus, infartos y urgencias no demorables a hospitales o centros privados.

En los públicos se habilitan todos los espacios disponibles que habitualmente se dedican a actividades demorables  para atención Covid-19. Los pacientes quirúrgicos no demorables también podrán trasladarse a hospitales privados e incluso podrán trasladarse equipos de personal de la sanidad pública a intervenir en centros privados.  

En el caso de enfermos terminales únicamente se permitirá el acompañamiento por una sola persona.

Y por último, la atención primaria, en función de las circunstancias, podrá reagrupar Centros de Salud de un mismo departamento y la atención se realizará preferentemente por vía telefónica.

La dimensión y el alcance de estas medidas dan idea de la gravedad de la situación actual de la pandemia y de los pronósticos para los días venideros.

EL DOCUMENTO COMPLETO AQUÍ

Javier Soria
Publicidad