'Manducare' es el nuevo poemario de Víctor Iñurria

Noticias
Fuente

MANDUCARE

Manducare es el título que da nombre al nuevo libro de poemas escrito por nuestro querido vecino, miembro del Centre d’Estudis Locals y de la Jam Poética de l’Eliana, el arquitecto, especialista en Pilota Valenciana, y poeta, Víctor Iñurría Montero. Con ‘Manducare’, el autor recoge en forma de poemas su mirada infantil sobre esos duros y obscuros años 40 de la post guerra española y primeros de la dura dictadura franquista por la que transcurrió su niñez. Versos cargados de sabores y olores en un combinado fantástico y evocador de la casa humilde del barrio de Ruzafa en la en la que vivió y en que en como en muchas de la época no faltó el amor, el cuidado y las dulzuras maternales. Poesía hecha manjar o manjar hecho poesía es lo que Victor ha conseguido con este nuevo poemario rescatando de la memoria costumbres, usos y tradiciones de una Vàlencia huertana casi extinguida en la actualidad. Prologado por la restauradora y  filóloga María Dolors Baxauri,el poemario está estructurado en siete partes diferenciadas con un total de 37 poemas distribuidos en 133 páginas, publicado por NPQ, Editores 

La presentación de Manducare tendrá lugar el próximo viernes 12 de mayo en el Centro Sociocultural de la localidad, a partir de las 19.00h. Intervendrán en la presentación del poemario el ex alcalde del municipio y actual Director General de Emergencias, José María Ángel, el concejal de Cultura y alcalde de l'Eliana, Salva Torrent, y moderando el acto, estará la presidenta de la Jam Poética de l'Eliana , Pura Peris García  

 

¿Por qué el título de ‘Manducare’ para este segundo poemario?

Proviene del latín Manducare que significa comer en latín. Un viejo vocablo latino, con el que quiero reflejar toda una época. Como la que recojo en este poemario,  con  costumbres y situaciones de un paraje como las de la huerta de Ruzafa en la que crecí. Recuerdos de un forma de vida ya desaparecida, alrededor de unos platos sencillos pero riquísimos, hechos por las manos de tu madre o la yaya, en el que creo que se verá retratada mucha gente de mi generación.

Hablas de pequeñas y  sabrosas recetas culinarias, en el que están  muy presentes el cariño familiar.  Figuras como la madre o la yaya…

Si. Hay algo urgente en el poemario como esa pregunta que  cada día hacíamos al salir de casa  cómo ¿Qué habrá para  comer hoy? hecha a tu madre. Lo explica muy bien en el prólogo del libro,  María Dolores Bauxali.  Ansia y alborozo mezclados de manera prometedora.

¿Qué contienen esos poemas?

Recuerdos culinarios grabados en mi mente junto a  fuertes sentimientos  de amor, protección, cobijo unidos al paraje de la huerta en la que crecí.

¿Dónde vivías exactamente Víctor?

Vivíamos en un piso en la calle Cádiz, en el que mi madre había realquilado dos habitaciones. Estábamos rodeados de huerta, acequias,  barracas y algunas alquerías en lo que hoy se conoce como el barrio de Ruzafa. 

¿Una época dura?

Indudablemente. Eran los primeros y muy duros años de la dictadura franquista. Mi padre había estaba preso. Vivíamos con mi madre y mi abuela. Con muchas carencias solo soportables al calor de la familia  y de esas recetas culinarias, que con tanto cariño nos preparaban y nos hacían tanta ilusión. La huerta  fue para mí un sitio de juegos pero  también aprendizaje: el lugar en el que aprendí a hablar en valenciano.

¿Cómo nació este poemario?

Casi sin darme cuenta. Este poemario recoge los recuerdos de una  época de mi vida entre los seis y 10 años en lo que absorbía todo lo que ocurría a mí alrededor como una esponja.  En ellos plasmo sabores y condimentos junto sentimientos e imágenes. El ambiente familiar y la fuerte impronta que dejaron en mí. El primero de ellos fue ‘Arrop i Talletes’.

¿Cómo has estructurado el libro?

El libro tiene alrededor de 130 páginas divididas en siete partes, en las que podremos encontrar desde ¿dónde comemos? , platos para   recuerdo, un poco de todo,  hasta entrantes, arroces, otra cosas y postres. Todo un menú gastronómico convertido en poesía.

Javier Soria
Publicidad