El Aguijón es una sección de opinión en la que los participantes pueden exponer con total libertad su punto de vista sobre temas de actualidad y de interés que afectan a nuestra comunidad. Vivaleliana!, pretende ofrecer a sus lectores, claridad, libertad de crítica y argumentos, tomando partido, eso sí, con el debido fundamento y respeto, sobre las cosas que pasan a nuestro alrededor.
Vivaleliana! no se hace responsable de las opiniones vertidas sino que serán responsabilidad única de las personas que las escriben y firman.

¿DONDE QUEDARON LOS COMPROMISOS?

Todos sabemos, que España, es una potencia en fútbol y en número de aforados. Presumimos de la primera verdad y nos avergonzamos de la segunda. Pero es que además, hasta hace unos meses, todos los partidos políticos, llevaban en sus programas, la supresión de la mayoría de aforamientos. No hablamos de algún centenar. Las cifras que los mismos partidos usaron ,los sitúa en diez mil. Y que no me vengan ahora los juristas de vocación y digan que eso no es ningún chollo. Tampoco nos vamos a rasgar las vestiduras. Ya lo dijo aquel genio de la política: “ las promesa se hacen para no cumplirlas. O bien, nadie promete tanto como el que no está dispuesto a darlo.

Iba a regularse el podrido asunto de las puertas giratorias. También formó parte de la mayoría de programas electorales, pero aún no tenemos un compromiso serio de tratar este tema. No sea que por eliminarlas, mañana salgamos de la política y no tengamos una triste presidencia de algún monopolio con sueldo de más de un millón de euros-

¿Limitación de mandatos?. Pero hombre, si es que lo qe pasa es que cuando nos ponemos a dar un mitin en campaña. tenemos que besar tantos niño, que hasta decimos disparates. Además, ¿quién va a acordarse de tanta mentira, después de haber estrechado la mano de su líder, y con el testimonio de la foto del puñetero teléfono que queda para la posteridad?.

Aprobar una nueva Ley electoral. Pero si resulta que después de los resultados, cada partido hace una lectura positiva de lo mucho que ha crecido, o de lo poco que ha bajado. Si al final, tampoco nos va mal con la que tenemos. Haber si mañana, los pequeños crecen y no van a poder aprovecharse de las ventajas que esta ley ofrece a los grandes.

Supresión de la potestad de indulto que tiene el gobierno, cuando se trata de un caso de corrupción. Pues se le deja que indulte, y si mañana le toca a alguien de tu partido, siempre podrás pedir el favor de que te lo saquen de la trena, recordándole que ya lo ha hecho con alguno de los suyos. Y esto solo en el hipotético caso de que en España hubiera algún político corrupto, que de momento no me suena que ocurra. No leo, no veo mas que la primera cadena, con lo cual, no tengo información.

Investigación parlamentaria sobre la presunta -¡presunta, coño!- financiación irregular del P.P.. Pues ahora se está formando la comisión de investigación que no deja a nadie satisfecho porque todos quieren colocar a los suyos para levantar alfombras.

¿Promesas electorales?: oigan, ¡no sean pesados!. Con la cantidad de problemas que tenemos que resolver, no vamos a perder el tiempo en lo que les dijimos a cambio de su voto. Además, ustedes, Pueblo, son tontos por definición. Nos votaron . No estaríamos aquí sin su decisión en la urna.  Les dimos a elegir entre susto o muerte. El susto ya lo tienen. Para la muerte, necesitamos un poco más de tiempo.

Miguel Ángel Martínez Collado

12/05/2017

 

 Tiene el Sr. Iglesias, todo el derecho –y casi toda la razón- de presentar una moción de censura al gobierno actual, asfixiado por la corrupción y nocivo para la democracia- Es cierto que Madrid no tiene casos aislados: es una charca putrefacta, a la espera de la porquería que quede por salir, y que en otros lugares de España, tampoco está para tirar cohetes.

Las mociones de censuras, no tienen porque presentarse solo cuando se sabe que van a ganare. De hecho, en nuestra historia más recientes de la democracia, se han presentado dos y no se ganó ninguna de ellas. Es un mecanismo que sirve para sacar tarjeta roja en casos extremos como el que estamos viviendo. Por tanto, en uso de sus derechos, y en el convencimiento de que es bueno para tner un debate que saque a relucir lo que está pasando, bién hará el Srl Iglesias en llevarla a cabo, aún contando de antemano con el resultado: ni va a prosperar. No sería tampoco descabellado pensar, que de esta moción pueda sacar, el gobierno resultados a su favor, vendiendo la lectura de que quién no estuvo apoyando esta moción es porque apoya al gobierno.

Pero al margen de todo esto, no podemos de jar de reflexionar sobre el verdadero motivo que intuyo, que mueve al líder de Podemos a llevar a cabo esta acción en solitario. convertirse en el protagonista de la oposición; es más: a vendernos que es la única oposición que existe en el Parlamento.

Porque antes de presentar una moción de censura que nada va a cambiar, tuvo oportunidad , durante una largo año, de impedir –esta vez sí,- que el P.P. siguiera gobernando en España – Solo tenia que haber dado su voto al segundo partido que saco los menos malos resultados (que buenos no los sacó ninguno), y Rajoy estaría en la oposición  y tendríamos hoy  a una izquierda en coalición , gobernando España..

El problema del Sr. Iglesias, es que el partido Popular, no es la pieza a batir, aunque eso trate de vendernos. El P.P. es su adversario, pero su enemigo es el PESOE . Iglesias, quiere liderar la izquierda, y eso es lo que debe contarnos. Los despropósitos del gobierno actual, los conocemos todos. Los propósitos de Iglesias, ya nos los dejo claros aquel aciago día en que formó un gobierno de coalición, mientras el jefe de la oposición , a la sazón Pedro Sánchez, despachaba con el Rey; de modo que cuando salió de Zarzuela, se encontró con que ya le habían hecho el gobierno, para contárselo luego.

Ser de izquierdas, no es compatible con tener una ambición desmedida por cargarse todo lo que nos rodea y quedar como solitarios jefes de la manada. A mi juicio, le sobra ambición y le falta responsabilidad para regir los destinos de nuestro pueblo,  Por el bien de todos los ciudadanos, espero que maduren y nos presten el servicio para el que están capacitados.

Miguel Ángel Martínez Collado.

04/05/2017 

Hace muchos, pero que muchos años que existen los acuerdos. En terminos generales, estos se basan siempre en encontrar un punto en común en los intereses de las partes que lo integran. 

Todo acuerdo requiere de arduas negociaciones. Para ello, se precisa voluntad de entendimento, cesiones y, sobre todo y ante todo, respeto mutuo. Durante las negocaciones es natural que cada cual intente salir beneficiado del trato, pero, una vez acordado el mismo es de bien nacidos respetar y cumplir lo pactado con honradez y sin dobleces.

Esto, que es muy habitual en el día a día, y ha formado y forma parte de multiples facetas en nuestra vida cotidiana, es asimilado con normalidad y aceptamos, con toda naturalidad, que cuando uno incumple su trato/contrato/acuerdo/compromiso, ello le pueda acarrrear todo tipo de consecuencias. Es decir, un incumplimiento nunca sale gratis.

En la politica, esto (como otras muchas cosas ) actualmente no tiene las mismas consecuencias que en la vida real, porque no se mide por los mismos parametros y ni tan siquiera asume su responsabilidad quién no cumple con sus compromisos/acuerdos/contratos. Todo lo contrario, se premia a quién, desde su posición de ventaja, consigue su objetivo a base de mentir, faltar a sus compromisos , y no respetar a su adversario. Por contra, el que puso su voluntad y se vio vilipendiado es tratado de pardillo o poco ducho en la materia.

Esto ha sido practica habitual tanto a nivel nacional como a nivel local. Pero, los que aún hoy en día siguen utilizando estos metodos para conseguir sus fines, no se han percatado que su posición de fuerza ya no es tal, que la situación ha cambiado, y mucho, que en un futuro no muy lejano se van a ver obligados a negociar y pactar de nuevo con quién en su momento menospreció o infravaloró, teniendo que asumir las consecuencias de su actos.

Porque, Sres. Prepotentes, sus tiempos de gloria y mayorias absolutas no volverán y van a tener que aconstumbrarse a respetar al adversario, a cumplir sus compromisos, a pactar con honestidad y, sobre todo, a asimilar que en la política, como en la vida misma, no todo vale.

La situación ha cambiado. La supremacía ya no la tiene una parte y el resto ya no están supeditados a sus caprichos. Ahora es cuando el dialogo se hace inprescindible y van a tener que asimilarlo.

Salvador Martínez Medina

Concejal Ciudadanos l'Eliana

 

 

Más artículos...